Cómo los temidos servicios de seguridad israelíes no lograron detener el atentado de Hamás

TEL AVIV, Israel – Poco antes de que los atacantes de Gaza penetraran en Israel al amanecer del sábado, los servicios de inteligencia israelíes detectaron un aumento de la actividad en algunas de las redes de militantes gazatíes que vigilan.

Al darse cuenta de que algo inusual estaba ocurriendo, enviaron una alerta a los soldados israelíes que vigilan la frontera con Gaza, según dos altos funcionarios de seguridad israelíes.

Pero no se actuó en consecuencia, bien porque los soldados no la recibieron, bien porque no la leyeron.

Poco después, Hamás, el grupo que controla Gaza, envió drones para inutilizar algunas de las estaciones de comunicaciones celulares y torres de vigilancia del ejército israelí a lo largo de la frontera, impidiendo que los oficiales de guardia vigilaran la zona a distancia con cámaras de vídeo.

Atacantes palestinos se dirigieron el sábado hacia la valla fronteriza con Israel desde Jan Yunis, en el sur de la Franja de Gaza. Foto Said Khatib/Agence France-Presse – Getty Images

Los drones también destruyeron ametralladoras teledirigidas que Israel había instalado en sus fortificaciones fronterizas, eliminando un medio clave para combatir un ataque terrestre.

Eso facilitó a los asaltantes de Hamás acercarse y volar partes de la valla fronteriza y arrasarla en varios lugares con sorprendente facilidad, permitiendo a miles de palestinos atravesar los huecos.

Estos fallos y debilidades operativas formaban parte de un amplio abanico de errores logísticos y de inteligencia de los servicios de seguridad israelíes que allanaron el camino para la incursión gazatí en el sur de Israel, según cuatro altos funcionarios de seguridad israelíes que hablaron bajo condición de anonimato para hablar de un asunto delicado y de su primera evaluación de lo que salió mal.

La descarada infiltración en más de 20 ciudades israelíes y bases del ejército en esa incursión fue la peor violación de las defensas de Israel en 50 años y destrozó la sensación de seguridad de la nación.

Durante horas, el ejército más fuerte de Oriente Medio se vio impotente para luchar contra un enemigo mucho más débil, dejando pueblos indefensos durante la mayor parte del día frente a escuadrones de atacantes que mataron a más de 900 israelíes, incluidos soldados en ropa interior; secuestraron al menos a 150 personas; invadieron al menos cuatro campamentos militares; y se extendieron por más de 30 millas cuadradas de territorio israelí.

Soldados israelíes transportan el cuerpo de una persona asesinada en la localidad de Kfar Azza, Israel, el sábado. Foto Sergey Ponomarev para The New York TimesSoldados israelíes transportan el cuerpo de una persona asesinada en la localidad de Kfar Azza, Israel, el sábado. Foto Sergey Ponomarev para The New York Times

Los cuatro funcionarios afirmaron que el éxito del atentado, según su primera evaluación, se debió a una serie de fallos de seguridad cometidos por la comunidad de inteligencia y el ejército israelíes, entre ellos:

– La incapacidad de los servicios de inteligencia para vigilar los principales canales de comunicación utilizados por los atacantes palestinos;

Excesiva dependencia de los equipos de vigilancia fronteriza, que los atacantes desconectaron con facilidad, lo que les permitió asaltar bases militares y asesinar a soldados en sus camas;

– Agrupación de los mandos en una única base fronteriza que fue invadida en la fase inicial de la incursión, lo que impidió la comunicación con el resto de las fuerzas armadas;

– Y la voluntad de aceptar a pies juntillas las afirmaciones de los líderes militares de Gaza, hechas en canales privados que los palestinos sabían que estaban siendo vigilados por Israel, de que no se estaban preparando para la batalla.

«Gastamos miles y miles de millones en reunir información sobre Hamás», dijo Yoel Guzansky, ex alto funcionario del Consejo de Seguridad Nacional de Israel.

«Luego, en un segundo», añadió, «todo se derrumbó como fichas de dominó».

El primer fallo se produjo meses antes del atentado, cuando los jefes de seguridad israelíes hicieron suposiciones incorrectas sobre el alcance de la amenaza que Hamás suponía para Israel desde Gaza.

Hamás se mantuvo al margen de dos combates el año pasado, lo que permitió a la Yihad Islámica Palestina, un grupo armado más pequeño de Gaza, enfrentarse en solitario a Israel.

Palestinos con un tanque israelí destruido junto a la valla fronteriza el sábado. Foto Mohammed Fayq Abu Mostafa/ReutersPalestinos con un tanque israelí destruido junto a la valla fronteriza el sábado. Foto Mohammed Fayq Abu Mostafa/Reuters

El mes pasado, los dirigentes de Hamás también pusieron fin a un periodo de disturbios a lo largo de la frontera, en un acuerdo mediado por Qatar, dando la impresión de que no buscaban una escalada.

«Hamás es muy, muy comedido y comprende las implicaciones de un nuevo desafío», declaró Tzachi Hanegbi, asesor de seguridad nacional de Israel, en una entrevista radiofónica seis días antes del asalto.

Cuando la semana pasada los servicios de inteligencia israelíes informaron a los altos mandos de seguridad sobre las amenazas más urgentes para las defensas del país, se centraron en los peligros que representan los militantes libaneses a lo largo de la frontera norte de Israel.

Apenas se mencionó el desafío planteado por Hamás.

Según uno de los funcionarios de seguridad, Hamás está disuadido.

En las llamadas, los operativos de Hamás, que hablaban entre sí cuando fueron intervenidos por agentes de la inteligencia israelí, también dieron la sensación de que querían evitar otra guerra con Israel tan poco tiempo después de un dañino conflicto de dos semanas en mayo de 2021, según dos de los funcionarios israelíes.

La inteligencia israelí, dijeron, está investigando ahora si esas llamadas fueron reales o escenificadas.

El siguiente fallo fue operativo.

Dos de los funcionarios dijeron que el sistema de vigilancia fronteriza israelí dependía casi por completo de cámaras, sensores y ametralladoras que se manejan a distancia.

Los mandos israelíes habían confiado demasiado en la inexpugnabilidad del sistema.

Pensaban que la combinación de vigilancia remota y armamento, barreras sobre el suelo y un muro subterráneo para impedir que Hamás excavara túneles hacia Israel hacía improbable la infiltración masiva, reduciendo la necesidad de contar con un número significativo de soldados apostados físicamente a lo largo de la propia línea fronteriza.

Con el sistema en funcionamiento, el ejército empezó a reducir el número de tropas allí, trasladándolas a otras zonas de interés, incluida Cisjordania, según Israel Ziv, general de división retirado que estuvo al mando de las fuerzas terrestres en el sur durante muchos años, fue jefe de la División de Operaciones de las IDF entre 2003 y 2005, y recientemente fue reclutado de nuevo en las reservas a causa de la guerra.

«El adelgazamiento de las fuerzas parecía razonable por la construcción de la valla y el aura que crearon a su alrededor, como si fuera invencible, que nada sería capaz de traspasarla», dijo.

Pero el sistema de control remoto tenía una vulnerabilidad:

También podía destruirse a distancia.

Hamás se aprovechó de ese punto débil enviando drones aéreos para atacar las torres de telefonía móvil que transmitían señales hacia y desde el sistema de vigilancia, según los funcionarios y también imágenes de drones difundidas por Hamás el sábado y analizadas por The New York Times.

Sin señal de telefonía móvil, el sistema era inútil.

Los soldados destinados en salas de control detrás de las líneas del frente no recibían alarmas de que la valla que separa Gaza de Israel había sido traspasada y no podían ver vídeos que les mostraran dónde los atacantes de Hamás estaban derribando las barricadas.

Además, la barrera resultó ser más fácil de franquear de lo que esperaban los funcionarios israelíes.

Esto permitió que más de 1.500 combatientes gazatíes atravesaran casi 30 puntos de la frontera, algunos de ellos en alas delta que sobrevolaban la parte superior de las barricadas, y llegaran al menos a cuatro bases militares israelíes sin ser interceptados.

Fotos compartidas por uno de los oficiales israelíes mostraron que decenas de soldados israelíes fueron tiroteados después mientras dormían en sus dormitorios.

Algunos aún llevaban puesta la ropa interior.

El segundo fallo operativo fue la agrupación de los líderes de la división de Gaza del ejército en un único lugar a lo largo de la frontera.

Una vez invadida la base, la mayoría de los oficiales superiores murieron, resultaron heridos o fueron tomados como rehenes, según dos de los oficiales israelíes.

Esa situación, combinada con los problemas de comunicación causados por los ataques con drones, impidió una respuesta coordinada.

Esto impidió que nadie a lo largo de la frontera se diera cuenta de la amplitud del asalto, incluidos los comandantes que se apresuraron desde otras partes de Israel para lanzar un contraataque.

«Comprender el panorama de los diferentes ataques terroristas fue muy difícil», dijo el general de brigada Dan Goldfuss, un comandante israelí que ayudó a dirigir el contraataque.

En un momento dado sobre el terreno, el general se encontró -por casualidad- con un comandante de otra brigada.

Allí mismo, los dos hombres decidieron ad hoc qué pueblos intentarían retomar sus respectivas unidades.

«Lo decidimos entre nosotros», dijo el general.

«Y así fuimos pasando, de una aldea a otra».

Todo esto significaba que era difícil, especialmente en las primeras etapas, comunicar la gravedad de la situación al alto mando militar en Tel Aviv.

Como resultado, nadie allí percibió la necesidad inmediata de una cobertura aérea masiva y rápida, incluso cuando las redes sociales surgieron con informes de ataques en muchas comunidades.

Las fuerzas aéreas tardaron horas en llegar sobre gran parte de la zona, a pesar de que disponen de bases a pocos minutos en tiempo de vuelo, según dos de los oficiales israelíes y supervivientes de los atentados.

Las consecuencias han sido catastróficas para la seguridad de Israel, además de dañar potencialmente su reputación en la región como socio militar fiable.

Antes del sábado, «Israel era un activo para muchos países de la región en cuestiones de seguridad», dijo Guzansky.

«La imagen ahora es que Israel no es un activo».

Los servicios de seguridad israelíes no discuten la magnitud de su fracaso inicial.

Pero dicen que sólo podrá investigarse cuando termine la guerra.

«Acabaremos con esto», dijo el teniente coronel Richard Hecht, portavoz militar, mientras el ejército intentaba recuperar el control de las comunidades el sábado.

«Saben que esto se investigará».

c.2023 The New York Times Company