La Guardia Nacional de EEUU retiene a inmigrantes venezolanos a la intemperie y sin comida tras pisar territorio estadounidense

Actualizado

En el municipio fronterizo de Matamoros (Mxico) hay alrededor de 4.000 aspirantes de asilo

Una familia de inmigrantes tras cruzar el Ro Bravo.ANDREW CABALLERO-REYNOLDSAFP
  • Crisis migratoria La frontera entre Estados Unidos y Mxico se vaca: inmigrantes procesados o expulsados

La Guardia Nacional estadounidense retiene a inmigrantes venezolanos que cruzaron el fronterizo ro Bravo (ro Grande en EEUU) en el norte de Mxico, dejndolos con raciones de agua limitada y sin comida por casi un da, denunciaron este lunes migrantes y activistas en la ciudad mexicana de Matamoros, estado de Tamaulipas.

Un inmigrante que regres a por comida al lado mexicano relat que ese fue el caso de un grupo de 15 migrantes venezolanos, siete adultos y ocho nios, quienes cruzaron el ro Bravo por Matamoros, Tamaulipas.

Al llegar a territorio estadounidense fueron interceptados por la Guardia Nacional de ese pas, quienes les impidieron seguir ms all de la alambrada de pas, a unos metros del ro, frontera natural entre ambos pases. Adems, dijo, los dejaron a la intemperie, sin alimento y con dotaciones reducidas de agua por casi un da completo.

Las familias llegaron a Estados Unidos, pasando el caudal del Ro Bravo el domingo a las 19:00 horas local.

Desde esa hora y hasta el lunes por tarde seguan en all, soportando las altas temperaturas de la regin y obligados a improvisar una casa de campaa con lonas y plsticos tirados en esa zona, sin que las autoridades norteamericanas aceleraran el proceso para retirarlos de esa rea, indic a EFE el venezolano Jos Mrquez.

Los solicitantes de asilo pedan a sus compatriotas y habitantes del campamento, habilitado en la orilla del Ro Bravo del lado mexicano, que les dieran alimento y lquidos porque no tenan provisiones.

Tras casi un da, agentes de las fuerzas de EEUU les proporcionaron algunas manzanas y botellas con agua, pero en una cantidad mnima, mientras que del lado de Tamaulipas unas personas les dejaron panes dulces y un galn de agua para que lo consumieran, mientras esperaban a que se les condujera hacia las instancias correspondientes.

Los inmigrantes venezolanos denunciaron la violacin a sus derechos humanos, mientras que una integrante de la Guardia Nacional estadounidense le explic a los extranjeros que no les dejaran avanzar e incluso enfatiz que podan estar en ese sitio el tiempo que quisieran, pero no haba forma de recibirlos y los estaran custodiando.

«Se nos hace una violacin a sus derechos humanos debido a que no llevan comida, no llevan agua para seguir esperando tanto tiempo», denunci la presidenta de la organizacin Ayudndoles a Triunfar, Gladys Caas.

La activista reconoci que ingresar a EEUU de esa forma no es lo correcto; sin embargo, a las personas se les debe otorgar la asistencia y evitar este tipo de abusos que los perjudican por el riesgo al que los exponen.

Caas seal que, a pesar de la implementacin del CBP One, aplicacin para recibir una cita con autoridades migratorias estadounidenses, hay migrantes que optan por alcanzar el «sueo americano» nadando por el ro. Esto, porque a su criterio, hay casos en los que oficiales les permiten quedarse en ese pas despus de valorar sus circunstancias.

La activista estim que en el municipio fronterizo de Matamoros hay alrededor de 4.000 aspirantes de asilo, aunque la cifra podra aumentar en las prximas semanas porque en el sur de Mxico hay una cantidad mayor de personas que se dirigen a esta regin.

Cindy Granado, habitante del campamento en el lmite de Mxico y EEUU, atestigu lo que estaban sufriendo sus compatriotas, ya que ella vive frente al punto donde ocurri el hecho, y constat cmo desde la noche del domingo mantenan a sus connacionales en circunstancias poco ptimas.

«Esto es lo que conlleva, pues la desesperacin de no tener qu comer, el calor de aqu, los nios llorando, nos desesperamos y lo que queremos es cruzar», seal.

Mencion que ella lleva ms de un mes esperando obtener una cita para comenzar su proceso, pero al igual que una gran parte de los solicitantes, no lo ha logrado, lo que la mantiene en incertidumbre y desesperacin.