La suspensin de un diputado por su discurso en la manifestacin pro-Palestina agrava la crisis del Partido Laborista britnico

Actualizado

El propio Starmer intenta aplacar las disputas internas con un discurso en Londres defendiendo «una pausa humanitaria» en la ofensiva militar de Israel

El lder laborista Keir Starmer.EFE

El Partido Laborista britnico ha suspendido a un diputado, Andy McDonald, por un discurso pronunciado en la ltima manifestacin pro-Palestina celebrada en Londres, en la que hizo referencia al cntico «Desde el ro hasta el mar, Palestina ser libre». La suspensin de McDonald ha agravado la crisis de los laboristas entre crecientes crticas por la postura de su lder Keir Starmer, defendiendo el derecho a la «autodefensa» de Israel.

El propio Starmer ha intentando aplacar las disputas internas con un discurso en Londres defendiendo «una pausa humanitaria» en la ofensiva militar de Israel, pero reiterando su oposicin a un «alto el fuego» por considerar que esa opcin permitira a Hamas lanzar nuevos ataques contra Israel.

La mitad de sus 199 diputados defiende sin embargo el alto el fuego. Al menos 12 ministros de su gabinete «a la sombra» (entre ellos, Jess Phillips, Andy Slaughter, Afzal Khan o Rushanara Ali) son tambin partidarios de un cese de las hostilidades. Una larga decena de concejales musulmanes ha dimitido y los alcaldes de Londres, Sadiq Khan, y de Manchester, Andy Burnham, han desafiado tambin a su lder.

El 42% de los votantes laboristas considera que Starmer «ha manejado mal» su respuesta al conflicto entre Israel y Hamas, frente al 26% que considera que su reaccin ha sido «buena», segn un reciente sondeo de YouGov. El lder laborista est cayendo preocupantemente en las encuestas y la ventaja sobre el Partido Conservador se ha acortado a 15 puntos.

El ‘premier’ Rishi Sunak ha sacado partido entre sus votantes a su posicin claramente pro-Israel, mientras Starmer est pasando por grandes dificultades para evitar una fractura interna tras su poltica de «tolerancia cero» frente al antisemitismo desde su ascenso como lder hacer tres aos.

La suspensin del diputado Andy McDonald, que lleg a formar parte del equipo del ex lder Jeremy Corbyn, se produjo tras los comentarios efectuados a micrfono abierto ante miles de manifestantes el sbado pasado en las calles de Londres: «No pararemos hasta que tengamos justicia. Hasta que toda la gente, israeles y palestinos, entre el ro y el mar, pueda vivir pacficamente en libertad».

La direccin del Partido Laborista consider sus comentarios como «profundamente ofensivos», por la connotaciones del cntico -«desde le ro hasta el mar»- que ha sido considerado por la propia secretaria de Interior Suella Braverman como «una llamada a la destruccin de Israel».

El propio Andy McDonald se ha defendido alegando que lamenta la decisin del partido y aclarando que la suya fue «una sentida peticin para el fin de las matanzas en la regin». Tras su suspensin como laborista, y pendiente de una investigacin interna, figurar como diputado «independiente», al igual que Jeremy Corbyn, muy presente tambin en las manifestaciones pro-Palestinas.

John McDonnell, ex mano derecha de Jeremy Corbyn, ha calificado la suspensin de McDonald como injusta y absurda: «Lo nico que hizo fue convertir un eslogan en una llamada a la paz». Momentum, la corriente del ala izquierda del laborismo, critic por su parte «el intento oportunista de Starmer de silenciar a los que hablan en solidaridad con Palestina». La Red de Laboristas Musulmanes ha criticado tambin la suspensin como «profundamente ofensiva».

En su discurso en Londres, Starmer se ha alineado con el Gobierno de Rishi Sunak reiterando su apoyo a «una pausa humanitaria», pero razonando su oposicin a un «alto el fuego» por considerar que Hamas no lo respetara y podra volver a atacar a Israel. El lder laborista ha dado sin embargo instrucciones internas para no tomar represalias contra los miembros de su partido que defienden el «alto el fuego».

Starmer ha recalcado entre tanto el deber de Israel de «respetar las leyes internacionales» y permitir la ayuda humanitaria y los servicios vitales en Gaza. El lder laborista precis que la operaciones militares deberan ser «moderadas» y no forzar el desplazamiento permanente de la poblacin civil.