Lo que Hamás ha aprendido de Estado Islámico y la guerra de Ucrania y pone en práctica contra Israel

El brutal asesinato de una anciana en su hogar, combatientes armados que anuncian por teléfono a los israelíes la muerte de sus seres queridos o vídeos del secuestro de los asistentes a un festival de música electrónica. Son algunos ejemplos del material que Hamás ha difundido a través de redes sociales para dar visibilidad a su ofensiva contra el Estado judío y que se suman a otras grabaciones, más elaboradas, sobre el desempeño de sus combatientes sobre el terreno.

Todos estos vídeos componen una estrategia de comunicación propagandística de la organización paramilitar palestina que recuerdan a la utilizada por Estado Islámico. No obstante, no es la única táctica que Hamás ha puesto en práctica tras aprenderla de otros conflictos: en sus bombardeos, el grupo terrorista ha recurrido a pequeños drones para dañar e inutilizar los sistemas israelíes, tal como hace Rusia en la guerra de Ucrania.

Sobre este último método, el golpe inicial de Hamás en su ataque sorpresa contra Israel empleó pequeños drones relativamente baratos que destruyeron sistemas valorados en cientos de miles o incluso millones de dólares. Esta táctica supone una primicia para la organización, según señala el periódico israelí ‘Haaretz’, que indica que también utilizaron planeadores de paramotor improvisados para saltar en paracaídas sobre la valla fronteriza.

Este uso extensivo de drones permitió a Hamás utilizar granadas y artefactos explosivos improvisados para bombardear puestos de defensa del Estado judío, un carro de combate y un sistema de tiro a distancia. Así lograron superar la ventaja tecnológica de Israel y tomar por sorpresa al Directorio de Inteligencia Militar (IDF).

Presencia en redes sociales

En cuanto a la estrategia comunicativa de Hamás, uno de los vídeos más impactantes es el publicado por un terrorista en su muro de Facebook en el que muestra cómo asesina a una anciana. «Mori, mi amor, ¿estás despierta?», solía preguntarle a su nieta Mor Bayder cada sábado por la mañana, y fue al no recibir el mensaje cuando la familia comenzó a preocuparse. Sus peores temores se confirmaron cuando en redes sociales encontraron la grabación.

«Un terrorista irrumpió en su casa, la asesinó, tomó su teléfono, fotografió el horror y lo publicó en su muro de Facebook. Así es como lo averiguamos», detalló la nieta en un testimonio sobrecogedor publicado también en Facebook y compartido por varios miembros de su familia.

No es, no obstante, el único vídeo, divulgado por Hamás y reposteado por otros usuarios en redes sociales como Facebook, X (antes Twitter) y TikTok. En estos días se ha hecho viral una grabación con una joven desnuda, en apariencia inconsciente, en la parte trasera de una camioneta entre los gritos de hombres armados. Su madre la identificó como Shani Louk, una chica israelí y alemana de unos 20 años que participaba en el festival musical del desierto del Negev.

«Combatidlos, que Dios los castigue de vuestras manos, los deshonre, os conceda la victoria sobre ellos y sane los corazones de un pueblo creyente», escribió en X Ismail Haniya, el primer ministro de Palestina en la franja de Gaza. El texto acompañaba un vídeo en el que se observa cómo un grupo de hombres extrae a un soldado inconsciente o muerto de un tanque y comienza a golpearlo.

Este tipo de vídeos, como el del secuestro de la joven Noa Argamani o de una familia con un niño de 7 años que llora la muerte de su hermana, se unen a otros que muestran a los terroristas sobre el terreno. Estas grabaciones, que recuerdan a un tráiler de un filme de acción -con música y sonido incluidos-, se componen de imágenes sobrecogedoras con el objetivo de apelar a la épica e impactar al espectador.

Para grabarlos, recurren a planos aéreos y otros registrados desde el punto de vista del protagonista, lo que otorga al vídeo un aire subjetivo que recuerda a los videojuegos. Cuentan, además, con imágenes estéticas, como una bandera en el uniforme de un soldado o un amanecer.

Asimismo, la organización emplea las redes sociales para difundir mensajes que también recuerdan a las prácticas de Estado Islámico. En esta línea, Haniya anunció este lunes que matarían a un rehén por cada nuevo bombardeo del Estado judío sobre objetivos civiles en Gaza y que las ejecuciones se retransmitirían «con audio y vídeo».