Lula se reconcilia con Zelensky y habla de un «nuevo tiempo» en la relacin con Estados Unidos

Tras meses de tensiones y duras declaraciones cruzadas, el presidente de Brasil, Luiz Incio Lula da Silva, se reconcili con su homlogo ucraniano, Volodimir Zelensky, en un da en el que el lder de la primera economa de Amrica Latina elogi encendidamente al presidente estadounidense, Joe Biden.

«Fue una buena conversacin sobre la importancia de las vas para construir la paz y de mantener siempre un dilogo abierto entre nuestros pases», dijo Lula tras la reunin bilateral mantenida al final de la tarde del mircoles en Nueva York.

«Tras nuestra honesta y constructiva discusin, hemos dado instrucciones a nuestros equipos diplomticos para que trabajen en los prximos pasos en nuestra relacin bilateral y en los esfuerzos de paz», dijo el presidente ucraniano en la red social X.

Dmytro Kuleba, ministro de Asuntos Exteriores de Ucrania, fue bien grfico: la reunin de los presidentes permiti «romper el hielo» entre los dos gobiernos.

«No es que nuestras relaciones se hayan enfriado, pero la reunin fue muy cordial y sincera. Creo que los dos presidentes entienden ahora mucho mejor la posicin del otro», dijo Kuleba, que al referirse a Lula se equivoc y dijo «presidente Putin».

Ese acercamiento entre los dos jefes de Estado no era lo que se adivinaba en los saludos iniciales, con Lula y Zelesnky mostrndose serios y tensos antes de sentarse a conversar, traductor mediante, acompaados por varios integrantes de sus gobiernos.

«Mencion la necesidad de trabajar para construir la paz, encontrar un grupo de pases amigos que puedan construir una propuesta», explic Lula tras la reunin. «Y le dije al presidente que la negociacin en una mesa de dilogo es mucho ms barata que una guerra. Propuse construir una mesa de negociacin para parar la guerra. S que es difcil, pero creo que es la nica va para encontrar una solucin. Nadie gana una guerra al cien por ciento»

La relacin entre Lula y Zelensky vena barranca abajo desde haca meses. En agosto se produjo el ltimo intercambio, con Zelensky criticando la visin de Lula sobre la guerra en Ucrania.

«Pens que l tena una comprensin ms amplia del mundo. Me parece que el presidente Lula es una persona con experiencia. Pero no lo entiendo muy bien. Cree que su sociedad no entiende completamente lo que est pasando y cuenta con eso? Las declaraciones de Lula no traen paz en absoluto. Es extrao hablar de la seguridad de Rusia. Solo Rusia, Putin y Lula hablan de la seguridad de Rusia, de las garantas que hay que dar para la seguridad de Rusia».

Lula, que se plante por meses mediar en la guerra, desisti de ese empeo. El presidente brasileo vena siendo protagonista en los ltimos meses de un aquelarre diplomtico que lleg a su cnit en Hiroshima, la ciudad sede de la ltima cumbre del G7, donde recibi un plantn de su homlogo ucraniano.

«Lula no es candidato a mediador. No existe una ‘candidatura’ para eso», dijo a EL MUNDOuna alta fuente del Palacio de Itamaraty, la Cancillera brasilea, y de trato directo con el ministro de Asuntos Exteriores, Maurio Vieira. «Hay miles de formatos para negociar, lo que nos importa es que negocien, todo lo dems no es prioritario», aadi.

El paso de Lula por Hiroshima fue tormentoso. La aparicin de Zelensky por sorpresa tom con el paso cambiado al gobierno brasileo, y la primera reaccin de Lula fue decir que l no estaba en Hiroshima para hablar de la guerra entre Rusia y Ucrania. Pero fue en vano: Zelensky enhebr reuniones con varios presidentes y jefes de gobierno para convertirse en la estrella de la cumbre. Lula, que haba tenido desencuentros diplomticos con el lder ucraniano, se avino a una reunin bilateral. La sorpresa estaba por llegar.

El gobierno de Brasil alega que su contraparte ucraniana, tras solicitar la reunin, cambi tres veces el horario y finalmente plant a Lula: nunca se present en el ltimo horario acordado.

«Simplemente desaparecieron. No dijeron que no iban y dejaron al gobierno brasileo esperando, con la bandera ucraniana decorando la sala de reuniones del piso 22 del hotel Ana Crowne Plaza, donde Lula celebraba la mayora de sus reuniones bilaterales», seal «Folha de Sao Paulo».

El dato fue confirmado a EL MUNDO por la alta fuente de Itamaraty: «El presidente Lula tena varias bilaterales previstas, Zelensky tambin, y no se pudo. El presidente Lula, en conferencia de prensa, explic que quedaron en verse el domingo por la tarde, a las tres y cuarto, en el hotel de Lula, pero que Zelensky no apareci, aparentemente se retras en las bilaterales que tena. Algo normal en reuniones de ese tipo, no siempre se concretan todas las bilaterales».

Lula, que en la primera parte del ao encaden una serie de declaraciones que asombraron a las cancilleras de los pases miembro del G7, no defraud: habl con la sinceridad y el riesgo que son habituales en l.

«No estoy decepcionado, estoy molesto», dijo el lder de la primera economa de Amrica Latina, invitada esta vez al G7 tras la presencia de Argentina en 2022, cuando Alemania presida el club de las principales democracias industrializadas del planeta. «Si tena otro problema ms grave, una reunin ms importante, no lo s. Me gustara reunirme con l y discutir el asunto, por eso lo he organizado aqu, en el hotel. Pero mire, Zelensky es mayor de edad, sabe lo que hace».

Momentos antes, Zelenzsky haba dado su versin de los hechos. A la pregunta de si se senta frustrado por no haberse reunido con el brasileo, el presidente ucraniano respondi con un tono de irona, segn coincidieron muchos periodistas en la sala de prensa: «Creo que l [Lula] es el que estaba decepcionado». Y aadi que se haba reunido con «casi todo el mundo», pero que «cada uno tiene su propia agenda».

En su comparecencia ante la prensa, tras condenar la invasin rusa, Lula hizo un matiz que irrita a Kiev y a los pases que apoyan activamente a Ucrania en la guerra contra Rusia: «Lo que siento es que ni Putin ni Zelensky estn hablando de paz en este momento. Me parece que ambos creen que alguien va a ganar y no hay necesidad de discutir la paz».

Un mes atrs, Lula hizo unos comentarios que irritaron a Kiev y preocuparon a los pases aliados: «Putin no puede quedarse con el territorio de Ucrania. Tal vez se discuta Crimea. Pero lo que invadi de nuevo, tiene que repensarlo. Zelensky no puede tampoco quererlo todo».

Aquello hizo crecer el enojo de Kiev con Brasilia, que descansaba en frases anteriores de Lula y en el hecho de que Celso Amorim, ex canciller y actual consejero especial del presidente brasileo, viajara a Mosc para verse con Putin. Poco tiempo despus se organiz un viaje de Amorim a Kiev para reunirse con Zelensky. En Hiroshima, Lula se encarg de glosar ese encuentro y de hacer, de paso, cada vez ms inviable la mediacin que pretenda liderar junto a China e Indonesia, entre otros pases.

Tras el deshielo de Nueva York, Amorim fue designado por Lula como su representante para todo lo relacionado con Ucrania.

El paso de Lula por las Naciones Unidas (ONU) dej tambin una recomposicin de las relaciones con los Estados Unidos.

«La ltima vez que nos reunimos, usted dijo que tenemos la obligacin de dejar un mundo mejor para la prxima generacin, y no puedo estar ms de acuerdo con usted», escribi el perfil oficial de la presidencia estadounidense en un post en Instagram. «Brasil y Estados Unidos estn cumpliendo esa obligacin juntos».

La declaracin conjunta a la prensa previa a la reunin revel la sintona entre los dos presidentes, que hablaron varios minutos ms de lo previsto e intercambiaron elogios. Lula dijo que nunca vio un presidente estadounidense «tan afn a la clase trabajadora», al tiempo que dej una advertencia.

«La democracia est cada vez ms ms en peligro, porque la negacin de la poltica ha hecho que sectores de extrema derecha intenten ocupar el espacio en todo el mundo. Esto ya ocurri en Brasil, y ahora est empezando en Argentina, y est ocurriendo en muchos otros pases», asegur Lula.

El jefe de Estado brasileo se refiri a «un nuevo tiempo» en la relacin con los Estados Unidos, con el que comparte una agresiva propuesta que ambos pases presentaron como «iniciativa global» para adaptar el mundo del trabajo a los desafos del siglo XXI.

«Ante los complejos retos mundiales, desde el cambio climtico hasta el aumento de los niveles de pobreza y la desigualdad econmica, debemos situar a los trabajadores en el centro de nuestras soluciones polticas. Debemos apoyar a los trabajadores y capacitarlos para impulsar la innovacin que necesitamos urgentemente para asegurar nuestro futuro», dijeron ambos presidentes en una declaracin conjunta conocida antes de la reunin bilateral en el marco de la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU).

«Hoy, Estados Unidos y Brasil anuncian el lanzamiento de nuestra iniciativa global conjunta para elevar el papel central y crtico que los trabajadores desempean en un mundo sostenible, democrtico, equitativo y pacfico. Ya compartimos la comprensin y el compromiso de abordar cuestiones crticas de desigualdad econmica, salvaguardar los derechos de los trabajadores, hacer frente a la discriminacin en todas sus formas y garantizar una transicin justa hacia la energa limpia».

El presidente brasileo salt a la poltica desde el sindicalismo en la industria metalrgica, y el estadounidense siempre fue muy cercano a las centrales de trabajadores norteamericanas. Biden y Lula llevarn esta iniciativa al G-7 y al G-20, grupo, este ltimo, que Brasil presidir a partir del 1 de enero. Que la Casa Blanca y el Palacio del Planalto encuentren puntos en comn y trabajen juntas es todo un dato en el contexto de una relacin que se haba enrarecido.

El gobierno de los Estados Unidos fue clave para que se confirmara el triunfo de Lula en el balotaje del 30 de octubre de 2022, cuando Jair Bolsonaro daba seales de que no reconocera la derrota. Junto con Francia y otros pases, convirti a Lula en presidente electo incluso antes de que se confirmara su triunfo. Es en parte por eso que en los crculos polticos estadounidenses se vio con extraeza y desencanto la postura combativa de Lula hacia Estados Unidos y Europa en estos primeros meses de su tercer mandato.

Lula, de 77 aos, es muy crtico con los pases centrales, a los que acusa de ser los grandes contaminadores del planeta y no asumir enteramente su responsabilidad, mientras exigen a los pases en desarrollo estndares imposibles de cumplir.

Este mircoles, sin embargo, Lula destac el rol protagnico de su pas en el G-20, los BRICS y la COP-30 y pidi a Estados Unidos trabajar juntos en todos esos foros.