“Os presento para que Galicia no tenga un mar, un trofeo de la Moncloa ni un éxito de la serie B del independentismo”

Alfonso Rueda lanzó este discurso en sus primeros mensajes de precampaña en la clase abiertamente electoral. El candidato del PPdeG a la reelección proclamó que se presentará a las autoridades autonómicas del 18F para que Galicia no tenga «un trofeo en la Moncloa» ni se convierta «en una sucesión de ‘serie b’ de la ‘independencia’. . “Galicia tiene su personalidad, quiero ganar para q Galicia siga siendo Galicia”, un territorio “leal, trabajador, con identidad propia ya mucha honra, sin depender de nadie”. Más de 1.500 personas rechazaron el coqueto patio interior del Hotel Monumento San Francisco de Compostela, en Rueda, que se mostró confiado en poder revalidar la actual alcaldía absoluta, pero evitó en numerosas ocasiones a su partido sin confiscación. “Creo que es imposible que no se haga nada”, anunció, “nada vale si nos conformamos”.

Rueda lanzó el mensaje de que queremos ganar «no porque los demás pierdan», sino porque hay un «desequilibrio» de la gestión en estos años de gobierno popular, de los que llegaron antes del año pasado y del PROMEDIO. Así, quedó una lista de aciertos de esta etapa como el gasto en infraestructuras, tener uno de los gastos públicos más bajos de España, la única educación infantil gratuita en España entre 0 y 3 años o las tasas universitarias más bajas del estado. . “Tenemos ideas y ganas de seguir”, exigió desde la militancia de base “bestar en todas partes, siendo gente activa, con la cabeza alta, convencida de lo que hay q defensor frente a tanto falabarato”. «Frente a los insultos, la demagogia, la manipulación, las promesas absurdas de quienes son incomprendidos» que contribuyeron a la oposición, frustran la «responsabilidad» de su gobierno.

“Quiero que esa Galicia de la que la izquierda reniega y habla mal, que nunca no reconocemos nada, siga siendo la Galicia que defendemos, con ‘sentidiño’, tranquilidad y firmeza”, resumió, “de esto va la elección campaña.» “Somos un grupo imparable, convencido y organización”, ha enfatizado ante los suyos, “pero si no lo estamos, hay el riesgo de que Galicia de un cambio del que nos arrepentiremos”.

Alfonso Rueda advirtió contra las promesas que venderían precedentes de la Moncloa en las próximas semanas, «donde tienen una Galicia como un trofeo» que quisiera colocar «en su vitrina», y que serán «aplaudidas con las orejas» por los nacionalistas. . “Estamos en contacto con los que siempre hablan y luego no hacen nada”, como por ejemplo “la ley del sí es sí” o “los juzgados de violencia de género”, y nos han juzgado dónde están los cinco que PSOE y Compromiso del BNG en el pacto para la investigación de Pedro Sánchez.

El candidato popular enumeró la lista de ataques a Galicia, «que es más que nadie, pero no quiere ser menos», como el recurso a la ley de gestión de costas «bientras al PNV le ponen la alfombra roja», la siguiente- gen backgrounds “que digo Iban ha sido un maná” no “mientras prometen en otros sitios et aquí nunca todos”. «Todas estas reclamaciones a Galicia tienen derecho y las convertiremos en promesas en estos 40 días» de que «llegarán al fin de las bases del cambio de opinión de Moncloa, al fin de las hipotecas con otros sitios», en referencia al País Vasco y Cataluña. «En esta campaña se desafía la política de confianza y no se puede confiar en ella, con todo lo que se ha incluido». «No es que estas elecciones tengan una justificación para que España esté en un estado desigual», aseguró Rueda, «quiero una Galicia que tenga puentes y no se suba a las murallas, que se relacione con toda España en Igualdad».

Con el acto de este domingo, el PP organizó veladas de bajo perfil. “Hoy es el último día de vestuario”, declaró Alfonso Rueda al inicio de su discurso. Desde ya el «ataque pacífico e imparable» del PP gallego -en palabras de la alcaldesa de San Cibrao, Marta Novoa- se encuentra en las calles para la batalla en los 42 días que faltan para las elecciones, siempre y cuando las elecciones Están disponibles hoy el centro derecha en el Parlamento. Los mensajes se han modificado en las últimas semanas. Si Rueda obtuvo la “quinta alcaldía absoluta” en su proceso electoral interno para suceder a Feijóo ante el PPdeG, fue allí donde se convirtió en el “primero”, una matiz para romper con la inercia de años de mandato conservador. Las dos claves que se pretenden con las proclamas del PP están en movimiento y en desconfianza a las investigaciones. “Hacer que nada sea posible es posible”, respondió Rueda, “nada vale si nos conformamos”.

El PP Gallego es el mono trabajador.