Sin poder regresar a Ecuador condenado por corrupción, Rafael Correa siguió las elecciones muy activo en las redes

Además dio entrevistas a medios afines, en donde llamo a votar por Luisa González en el balotaje. Refugiado en Bélgica, se mueve también por México y Venezuela.

Sin poder regresar a Ecuador condenado por corrupción, Rafael Correa siguió las elecciones muy activo en las redes sociales y con entrevistas a medios afines. En la semana previa a las elecciones, estuvo en México, en donde brindó una serie de entrevistas periodísticas. También suele recalar en Caracas, al abrigo de su aliado Nicolás Maduro.

Con el cierre de las urnas y desde que se empezaron a dar a conocer los resultados, el ex presidente ecuatoriano usó la red social X, ex Twitter, para postear resultados de mesas electorales en donde la candidata de Revolución Ciudadana, Luisa González, se imponía en la primera vuelta de las presidenciales y pasaba al balotaje con el empresario de Guayaquil, Daniel Noboa.

Para los analistas, un eventual triunfo en el balotaje de Luisa González abriría las puertas a un regreso de Correa a Ecuador.

Desde que dejó la presidencia en 2017, Correa se mudó Bélgica, de donde es originaria su esposa. Volvió a Ecuador una sola vez para hacer campaña contra la consulta popular que convocó su sucesor en la presidencia, Lenín Moreno, en la que se sometía a votación la prohibición de reelección en las urnas más de dos veces, lo que cerraba a Correa el regreso a la política ecuatoriana.



La candidata a la presidencia de Ecuador, Luisa González, delfín de Rafael Correa. Foto EFE

«Dos modelos»

En una entrevista con el canal de televisión de Guayaquil, RTS, Correa consideró que la segunda vuelta entre González y Noboa significará la «escogencia de una nueva Administración del país entre dos modelos antagónicos, la propuesta de un Gobierno popular frente al planteamiento de un Gobierno empresarial».

De cara al balotaje, Correa aseguró que son bienvenidos todos aquellos sectores interesados en unirse al plan de la Revolución Ciudadana para, desde el Gobierno central, emprender las transformaciones necesarias para que el país vuelva a ser seguro y próspero.

«Bienvenidos los que quieran sumarse a esta cruzada nacional para el resurgir de la Patria. Las puertas están abiertas para todos y todas (…) El objetivo es el resurgir de la Patria, recuperar esa seguridad, ese trabajo, ese bienestar, perdidos en los últimos años», dijo Correa.

Correa tiene en firme una condena de ocho años de prisión y a 25 de inhabilitación política por el delito de «cohecho».

En septiembre del 2020, la Corte Nacional de Justicia de Ecuador desestimó una impugnación de Correa para anular la sentencia a ocho años de prisión por el caso «Sobornos 2012-2016». Allí se puso fin a su aspiración de ser candidato a vicepresidente en 2021, elección que finalmente ganó Guillermo Lasso.

Los magistrados consideraron entonces que no se produjo ninguna irregularidad en el proceso judicial contra Correa y otros 15 sentenciados, por lo que estimó «improcedente» la revisión de las sentencias.

Correa fue sentenciado por participar en una red de sobornos que implicaba haber recibido «aportes indebidos» para la financiación de su movimiento político Alianza País a cambio de la adjudicación de millonarios contratos del Estado a empresas, entre ellas la constructora brasileña Odebrecht.

Junto a Correa también fueron procesados ex ministros, una asambleísta, empresarios y el ex vicepresidente Jorge Glas, que cumple desde 2017 una pena de seis años de cárcel por recibir coimas de Odebrecht.

En abril del año pasado, Correa fue reconocido por Bélgica como refugiado siete días antes de que la Corte Nacional de Justicia del país latinoamericano anunciara que daba paso a una orden de extradición.

Mirá también